Entradas

Imagen
  El castor en el Valle del Ebro Una pieza clave de los sotos ribereños Nadie esperábamos una sorpresa como la que nos encontramos en 2003 los socios de SECEM al abrir el correo electrónico y encontrarnos con una nota en la que se nos informaba de la presencia del castor en el Ebro, producto de una suelta ilegal de 18 ejemplares traídos de Alemania, aunque más sorpresa resultó la información que le acompañaba: el castor es una especie autóctona que estuvo presente hasta el siglo tercero o cuarto y posiblemente llegara hasta la Edad Media. Su llegada fue muy polémica ya que las administraciones regionales implicadas decidieron su erradicación, se le trampeo durante los primeros años con una fuerte oposición de los grupos conservacionistas. Una vez se le dejó en paz ha ocurrido lo esperable en una especie que vuelve a ocupar su biotopo y este se encuentra en buen estado y sin predadores: ha ocupado una parte importante de la cuenca del Ebro en pocos años. No hay datos de su distribución